IN: Inteligencia nutricional

La inteligencia nutricional es el nombre que le doy a lo que debiera ser la manera colectiva de trabajar  de aquí a unos años más. 

Existe una escasez compleja en la manera  que se monitorea la actividad nutricional de la población. Los índices de obesidad muestran en el mundo que algo no está sincronizado, algo hace falta.

Desde el punto de vista tecnológico, en Chile es bastante precaria la tecnología que se aplica de los profesionales y centros de  salud ligados a esta disciplina (no es culpa de ellos). 

Algunas clínicas y centros privados están adaptados para poder hacer una Bioimpedanciometría por ejemplo, que es un  examen que determina tu composición corporal global y por segmentos (porcentaje de masa grasa y magra). Un poco de ayuda y avance en esta área que sin duda acorta plazos en diagnósticos pero está reducido a un público que puede costear este tipo de herramientas.

Entonces tenemos una realidad en que los datos son poco específicos, pocos certeros y no tan confiables. Existen herramientas si, donde puedes encontrar listados de alimentos en una base de datos poco actualizada que ayuda en general a estudiantes de nutrición para hacer trabajos en la universidad, por su parte al público general, no les importa mucho estas herramientas. De hecho se puede evidenciar por el número de descargas de cada aplicación.

Sera porque vemos que falta educación en la formación del consumidor final. Nos alegramos mucho por la ley de etiquetados, pero nos falta mucho más.

Si podemos ver que la nutrición es lograr que entiendas como alimentarte de una manera óptima y no al contrario.

Esperemos en un futuro, mejorar y optimizar los procesos tecnológicos para poder complementar la ayuda de esta profesión hacia la población. Y que también esta última puede entender que está comiendo, parar un poco los procesados y optar por algo más saludable.

La  posibilidad de minimizar enfermedades relacionadas con la mala alimentación  es maravillosa según algunos estudios. Prevenir sale mucho más barato que tener ya la enfermedad.

Esos  son algunos desafíos desde el punto de vista tecnológico, desde el punto de vista práctico y humano, va sincronizado entender que comer saludable hace bien al cuerpo y al alma, y desde esa perspectiva también es inteligencia nutricional.

PD: El título de esta columna no hace referencia en contenido del libro de la Dra. Magda Carlas que de paso también lo recomiendo.

Por @javierhernandez.mo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrado, puedes comprar pero comenzaremos los despachos

0Hours 0Minutes 0Seconds